¿Te cuesta decir que no? 5 razones por las que necesitas mejorar en decir que no

decir no

Tengo que admitir que me cuesta mucho decir que no. Y es posible que a ti también te cueste. En realidad, esto es un problema más común de lo que pensamos. Por temor a herir o a defraudar a otra persona, tendemos a comprometernos en exceso y acabamos frustrados, estresados y anteponiendo las prioridades de otra persona a las nuestras.

¿Por qué nos cuesta tanto decir que no?

Es una palabra tan corta, pero también muy difícil de pronunciar en ciertos momentos. Esto se debe a nuestra necesidad de conectar con otras personas. Al decir que no, nos preocupa que se rompan estos vínculos y que la otra persona se sienta rechazada o se lo tome como algo personal.

Además, tememos que se vea afectada nuestra propia imagen. Todos nos vemos a nosotros mismos de alguna forma: «Soy un amigo muy implicado», «Siempre estoy disponible cuando me necesitan»… Pensamos que rechazar un favor pone en juego ese rol y evitamos esa incomodidad inmediata.

5 razones por las que deberías empezar a decir que no

Steve Jobs decía: «Estoy tan orgulloso de las cosas que no he hecho como de las que sí que he hecho. La innovación es decir no a mil cosas«. En esta lista te dejo cinco razones por las que conviene entrenar el olvidado músculo del no.

  1. Si no dices que no, las prioridades de otras personas acabarán imponiéndose sobre las tuyas.
  2. Si no dices que no, no podrás decir que sí a cosas que realmente sean importantes.
  3. Si no dices que no, meros conocidos -gente a la que apenas conocemos- harán que el tiempo con la familia y los amigos más cercanos quede relegado a un segundo plano.
  4. Si no dices que no, acabarás frustrado, resentido y estresado.
  5. Si no dices que no, acabarás sin tener tiempo para descansar y recuperarte.

Consejos sobre cómo decir que no

Ten clara tu misión u objetivo

Piensa en cuál es tu meta y visión: ya sea para tu vida, para tu carrera, para tus relaciones o para una situación particular a la que te enfrentas. Una vez que lo tengas claro, será mucho más fácil discernir entre qué decir que sí y qué decir que no.

Analiza las implicaciones de decir que sí

Cuando decimos que sí hay algo, estamos sacrificando parte de nuestro tiempo. De hecho, muchas veces aceptamos pequeñas peticiones porque pensamos que no nos llevará más de 10-15 minutos. Sin embargo, estos pequeños favores se acumulan durante el día y acaban convirtiéndose en grandes bloqueos de tiempo.

Cada vez que te pidan algo, piénsatelo dos veces antes de decir que sí o que no. ¿Qué va a pasar si dices que sí? ¿Cuáles son las implicaciones a largo plazo? ¿Qué vas a ganar? ¿Qué vas a perder si aceptas? ¿Realmente tienes que decir que sí? ¿Qué creencias limitantes tienes que te hacen decir que sí?

Hazlo sencillo y con respeto

A veces tratamos de buscar excusas, argumentos o incluso exagerar el motivo por el que decimos que no. La mayoría de las veces, un simple «No» está bien. Trata de ser respetuoso con tu respuesta, valora la postura de la otra persona y estará perfecto.

Date cuenta de que decir no está bien

Solemos pensar que decir que no es negativo, que la otra persona se decepcionará o que estamos siendo malas personas. Sin embargo, estas ideas suelen ser creencias propias. Decir que no está bien y es parte de la vida. Ser respetuoso en la comunicación es lo que es más importante.

No seas tan accesible

Si eres de los que recibe peticiones de ayuda constantemente y te sientes abrumado, haz saber al resto de la gente que tu disponibilidad es limitada. Tómate más tiempo para responder, sé más conciso con tus respuestas o simplemente manifiesta cuándo vas a contestar y a resolver peticiones.

Utiliza el medio que te sea más cómodo

No existe un medio mejor, sino que depende del contexto y de tu relación con la otra persona. Puedes decirlo a la cara, a través de un mensaje, una llamada o un correo. Haz lo que te sea más cómodo. Suele ser útil si estás bloqueado escribir lo que tengas en mente para tener más claro qué es lo que quieres decir y cómo quieres decirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba