El modelo PIE, la fórmula para el éxito profesional propuesta por Harvey J. Coleman

Marca personal

A todos nos han dicho muchas veces lo importante que es trabajar duro para alcanzar el éxito profesional. Sin embargo, no sé si compartirás conmigo que hay veces en el que el esfuerzo y el éxito no están tan directamente relacionados. ¿Recuerdas aquel compañero de clase que, aunque siempre conseguía escaquearse de los trabajos en grupo terminaba obteniendo los mismos resultados o mejores que tú? ¿O ese compañero de trabajo que, no sabes por qué, aunque siempre conseguía salirse de rositas y hacer el trabajo que menos esfuerzo requería, era el ojito derecho del jefe?

Hoy quiero contarte el modelo PIE o la teoría de Coleman para el éxito, o lo que es lo mismo, la importancia de reforzar la marca personal para progresar en tu trayectoria profesional.

¿Qué es el modelo PIE?

El modelo PIE hace referencia a la fórmula desarrollada por Harvey J. Coleman en 1996 en su libro Empowering Yourself: The Organizational Game para explicar los elementos que contribuyen al éxito de las carreras profesionales. Según Coleman, los tres elementos clave son: el desempeño (P, del inglés performance), la imagen (I, del inglés Image) y la exposición (E, del inglés exposure).

Modelo PIE

1. Desempeño

Este elemento del modelo PIE hace referencia a las habilidades y conocimientos técnicos. ¿Cómo de bueno eres en tu trabajo? ¿Qué resultados tienes? ¿Qué impacto tiene tu trabajo?

Según Coleman, el desempeño o rendimiento representa únicamente el 10% de nuestro éxito profesional. Sí, has leído bien… Solo el 10%. De hecho, es muy habitual que en las situaciones en las que varias personas dentro de un equipo aspiran a un ascenso se aferren a sus capacidades técnicas. Sin embargo, a la hora de la verdad, el comité responsable de elegir la persona que va a ascender suele asumir que las personas del equipo hacen bien su trabajo y da importancia a otros aspectos personales.

2. Imagen

¿Cómo te perciben los demás? ¿Qué transmites al resto de la gente? ¿Por qué cosas eres conocido? ¿Tratas bien a los demás? ¿Sueles ofrecer soluciones positivas cuando surge algún problema?

Suele decirse que «la mujer del César no solo debe ser honrada, sino también parecerlo». Pues algo similar ocurre en nuestra carrera profesional. No importa cuánto nos esforcemos por desarrollar nuestras capacidades que, si no proyectamos una imagen positiva a nuestros superiores y al resto del equipo, las habilidades técnicas no servirán de mucho. Coleman afirma que el 30% de nuestro éxito profesional depende de tu marca personal o de tu imagen.

En este sentido, ese famoso diablillo interior llamado «el síndrome del impostor» suele jugarnos una mala pasada, ya que tendemos a infravalorarnos y esto perjudica a la imagen que proyectamos en los demás.

3. Exposición

¿Te conocen dentro de la empresa? ¿Tu jefe, compañeros, socios y otras personas interesadas son conscientes de tu trabajo?

Volviendo al caso del ascenso, es probable que cuando el comité se reúna a elegir quién del equipo va a ser ascendido, piense primero en esas personas del equipo que más conoce o más presente tiene. Si no saben nada sobre ti porque no han estado expuestos a tu trabajo, es probable que las posibilidades de que te asciendan sean escasas. ¿Sabes cuánto representa realmente esta exposición? Según el estudio realizado por Coleman, la exposición es el 60% del total de las probabilidades de éxito profesional.

En resumen, tenemos que ser nuestros propios publicistas, tanto en la empresa como de puertas para fuera. Esto abarca redes sociales, LinkedIn u otras redes profesionales. Si nosotros mismos no creemos que valemos, ¿quién más lo va a hacer?

¿Cómo mejoro mi marca personal?

Pregunta a otros cómo te ven

Ya hemos dicho que la forma en que los demás nos perciben y cómo haces sentir al resto es tan importante como el desempeño que ofreces. Muchos asumen que la forma en que se ven a sí mismos es la forma en que los demás también los ven. Esto es un error. La mejor forma de determinar lo que la gente piensa de ti es preguntándoles. Aunque muchas veces puede ser un paso realmente desafiante, es una oportunidad para aceptar comentarios constructivos y trabajar en convertirte en un mejor tú. Conocer cómo nos ven los demás nos brinda la oportunidad de confirmar que nuestra marca personal está representada exactamente en la manera que deseas o si hay áreas abiertas a mejorar. Puedes utilizar la ventana de Johari para esto.

Trabaja tus relaciones personales y profesionales

Hay quienes dicen que es nuestra red la que determina nuestro verdadero patrimonio neto. Tómate un tiempo para construir relaciones verdaderas con las personas, no con la intención de que puedan hacer algo por ti algún día, sino para que tú puedas hacer algo por ellos. Ten siempre una mentalidad de brindar valor con el objetivo de dejar una huella en las personas y hacer crecer tu marca personal. Una vez que desarrolles estas nuevas relaciones, atrévete a compartir tu éxito. A veces, nosotros mismos no damos valor a nuestros resultados. Intenta poner cara a tus logros y siéntete orgulloso de ellos.

Tómate un tiempo para reflexionar sobre tu PIE actual y tu PIE objetivo

Comprender el concepto de PIE es importante para crecer y vivir la vida que deseamos. Tómate un momento para pensar cómo te está yendo actualmente en lo que respecta a tu rendimiento, imagen y exposición. ¿Qué elemento crees que necesita más trabajo? ¿Qué tienes que cambiar? ¿Cómo quieres que te perciban desde fuera?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba