¿Tienes el control de tu vida? Descubre qué es el locus de control y cómo afecta a tu motivación

responsabilidad

Cuando se te presenta algún desafío, ¿tiendes a pensar que tienes el control sobre el resultado?, ¿O crees que está simplemente en manos de fuerzas externas que no puedes controlar? Tu locus de control puede tener un gran impacto en tu día a día, desde cómo afrontas el estrés hasta tu motivación para tomar las riendas de tu vida.

¿Qué es el locus de control?

El locus de control es la creencia de que los resultados de nuestras acciones dependen de lo que hacemos (orientación de control interno) o de acontecimientos que están fuera de nuestro control personal (orientación de control externo). El Locus de Control es un concepto muy útil para conocer si sentimos que tenemos el control de nuestra vida o no. Por ejemplo, ante la decisión de tener un trabajo que no te gusta, estar con una persona que no te llena, sentir que el día a día te quema o sentir que no eres feliz con la vida que llevas, tienes dos opciones: dejarte llevar y seguir así o esforzarte por cambiar la situación.

¿En qué se diferencian el locus de control interno y externo?

Si crees que tienes el control sobre lo que sucede, entonces tienes lo que los psicólogos denominan locus de control interno. Si crees que no tienes control sobre lo que sucede y que las variables externas son las culpables, entonces tienes lo que se conoce como un locus de control externo. Tu locus de control puede influir no solo en cómo respondes a los eventos que suceden en tu vida, sino también en tu motivación para actuar. Si crees que tienes las llaves de tu destino, es más probable que tomes medidas para cambiar tu situación cuando sea necesario. Si, por otro lado, crees que el resultado está fuera de sus manos, es menos probable que trabajes para lograr un cambio.

En muchos casos, tener un locus de control interno puede ser algo bueno. Significa que crees que tus propias acciones tienen un impacto. Si tiendes a tener un locus de control externo, puede que te resulte útil empezar a intentar cambiar activamente tu forma de ver las situaciones y los acontecimientos.

locus de control

¿Qué papel juega el locus de control en tu día a día?

El locus de control interno suele utilizarse como sinónimo de «autodeterminación» y «autonomía». Según los expertos, en general, las personas con un locus de control interno tienden a sentirse mejor. Sin embargo, también es importante recordar que el locus de control interno no siempre equivale a «bueno» y el externo no siempre equivale a «malo». En algunos contextos, tener un locus de control externo puede ser algo bueno, especialmente cuando una situación supone una amenaza para la autoestima o está realmente fuera del control de la persona.

Por ejemplo, una persona que pierde un partido puede sentirse desanimada o preocupada si tiene un fuerte locus de control interno. Si esta persona piensa: «Soy malo en los deportes y no me esfuerzo lo suficiente», puede permitir que la pérdida afecte a la imagen que tiene de sí mismo y sentirse más estresado en futuros partidos. Sin embargo, si esta persona adopta un locus externo durante estas situaciones: «El árbitro estaba en nuestra contra», o «¡El sol me daba en los ojos!», probablemente se sentirá más relajada y menos estresada.

¿Tienes un locus de control externo o interno?

¿En qué punto del espectro se encuentra tu locus de control? Para saberlo, mira a ver con cuáles de estas afirmaciones te sientes más identificado.

Visión 1: Locus de control externo

  • A menudo siento que tengo poco control sobre mi vida y lo que me ocurre.
  • La gente rara vez consigue lo que se merece.
  • No vale la pena fijarse metas o hacer planes porque pueden ocurrir demasiadas cosas que están fuera de mi control.
  • La vida es un juego de azar.
  • Las personas tienen poca influencia sobre los acontecimientos del mundo.

Visión 2: Locus de control interno

  • Si te esfuerzas y te comprometes con un objetivo, puedes conseguir cualquier cosa.
  • El destino no existe.
  • Si estudias mucho y te preparas bien, puedes obtener buenos resultados en los exámenes.
  • La suerte tiene poco que ver con el éxito; es sobre todo una cuestión de dedicación y esfuerzo.
  • A la larga, las personas tienden a obtener lo que se merecen en la vida.

Si te gusta este artículo, quizás te interese también leer sobre Autodisciplina: la fuerza interior necesaria para superar los retos y seguir avanzando hacia tus objetivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba