Lo que no se mide, no se puede mejorar

Llegas al gimnasio, calientas durante unos minutos, haces un poco de este ejercicio, otro poco de ese de allí, un par de máquinas más, te subes un rato a la cinta de correr, estiras unos minutos intentando copiar ese vídeo que viste en YouTube y que parecía que te vendría bien y, finalmente, te vas del gimnasio sintiéndote totalmente realizado.

Si esta situación te resulta familiar, quiero que sepas que no estoy criticando tu entrenamiento. De hecho, yo misma muchas veces he repetido exactamente ese mismo recorrido. Así que, ¿qué es lo llamativo de esta historia?

Nuestro personaje no ha medido nada. No ha contado las repeticiones o el peso que ha levantado en la máquina, el tiempo y velocidad que ha corrido en la cinta o cualquier otra métrica. Por lo tanto, ¿cómo sabrá la próxima vez si ha progresado?

Aquello que medimos, lo podemos mejorar

Decía William Thomson Kelvin (Lord Kelvin), físico y matemático británico, que “Lo que no se define no se puede medir. Lo que no se mide, no se puede mejorar. Lo que no se mejora, se degrada siempre”.

Y esto no es solo una especulación extraña o una afirmación audaz, sino que es un hecho científico. Cuando los investigadores estudian los efectos de una determinada acción, el simple hecho de pedir a los participantes que hagan un seguimiento de un resultado específico hace que tengan más probabilidades de mejorar. Por ejemplo, cuando se les pide a las personas que lleven un podómetro, estas andan al menos un kilómetro más al día de media y mejoran sus niveles de actividad en más de un 25%.

No se puede medir todo

Hay cosas en la vida que no necesitan ser medidas. A algunas personas les gusta hacer ejercicio por el mero hecho de hacerlo. Medir cada repetición puede reducir la satisfacción y hacer que parezca más un trabajo que una forma de desconectar. Y no hay nada malo en ello.

Además, es cierto que la medición no lo resolverá todo. Pero es una forma de hacer un seguimiento de algo fundamental: ¿estás actuando en las áreas que dices que son importantes para ti?

Medir la productividad

La productividad es en muchos casos bastante difícil de medir. No obstante, utilizar alguna manera de medir o hacer un seguimiento de la productividad nos ayudará a mejorarla. Por eso, quiero enseñarte una técnica que a mí personalmente me pareció bastante interesante para hacer un seguimiento de a qué dedicamos el tiempo y conseguir invertirlo en lo que nos aporta mayor valor.

1. Haz un seguimiento de tu tiempo

Mide exactamente en qué inviertes tu tiempo en un día cualquiera. Si ves la televisión durante una hora, anótalo. Si lees durante 30 minutos, también lo registras. Francamente, mides cada minuto de tu día (hasta donde sea posible).

2. Asigna una etiqueta a cada actividad

Pregúntate, en una escala del 1 al 10, qué valor tienen para ti las distintas actividades de tu día. ¿Qué valor tiene ver la televisión? ¿Cuánto te aporta leer? ¿Qué valor tiene hacer ejercicio? Por ejemplo:

  • Ejercicio: 10
  • Pasar tiempo con la familia: 10
  • Pasear: 9
  • Instagram: 1
  • Ver la televisión: 1
  • Leer noticias negativas: -1

Así, conseguimos un seguimiento de todas las actividades y les asignamos un valor a cada una de ellas. A continuación, multiplicamos el valor por el tiempo dedicado y conseguimos un resultado de «productividad total».

  • Ejercicio: 10 (valor) x 20 minutos = 200
  • Trabajar en el proyecto X: 8 (valor) x 100 minutos = 800
  • Trabajar en el proyecto Y: 7 (valor) x 150 minutos = 950
  • Ver la televisión: 1 (valor) x 20 minutos = 20
  • Pasar tiempo con la familia: 10 x 30 minutos = 300

Productividad total: 2.270

De esta forma, habrás medido tu productividad y ahora la mejorarás automáticamente gracias al efecto «lo que se mide, se mejora». Para llevar esto al siguiente nivel, trata de ir superando día a día ese valor cambiando las actividades que te aportan menos valor por otras que te aportan más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba