8 cosas que deberías recordar si sufres el famoso síndrome del burnout

síndrome de burnout

Todos nos sentimos abrumados en algún momento por las expectativas, las responsabilidades y la falta de tiempo. Sin embargo, ofuscarse con estos sentimientos de agobio y dejar que nos desvíen del camino puede ser perjudicial tanto para nuestra salud mental como para nuestra productividad.

Cuando te descubras a ti mismo diciendo «estoy saturado» o sintiéndote abrumado con más cosas de las que puedes manejar, te recomiendo que recuerdes estos 8 puntos.

1. Lo que estás sintiendo es algo natural

Aunque a menudo tendamos a pensar que algunas emociones deberían ser fáciles de superar, sentirse abrumado es una respuesta natural del cuerpo que aparece cuando tenemos que enfrentarnos a muchas cosas a la vez. En cierto modo, es la forma en que nuestra mente nos dice que tenemos que ir más despacio si queremos llevar una vida más sana.

Reconocer que el agobio es la forma que tiene tu cuerpo de intentar ayudarte en los momentos difíciles, ayuda a cambiar la relación que tienes con esta emoción. Intenta recordar que la ansiedad, hasta cierto punto, es una parte «normal» de la experiencia humana y utiliza la aceptación como herramienta para trabajar con esos sentimientos incómodos.

2. Son tus pensamientos, no tu vida

Tenemos el poder de gestionar nuestros pensamientos y, como resultado, gestionar lo que somos y lo que llegaremos a ser. Esto implica hacer de nuestra salud mental y física una gran prioridad.

Cuando te sientas abrumado, recuerda que tu vida no se está desmoronando, sino tus pensamientos.

Tómate un minuto para encontrar y limpiar todas tus emociones y pensamientos negativos. Al hacerlo, te encontrarás con una sensación de energía renovada para enfrentarte a lo que tienes delante.

3. Las cosas pueden cambiar

Tal vez digas «me siento sobrepasado» al afrontar un proyecto en el trabajo y creas que no tienes la energía o el tiempo para terminarlo. Empiezas a imaginarte todos los escenarios negativos como consecuencia de haber fracasado en el proyecto.

Sentarse en el sofá y darle vueltas a estos pensamientos no va a mejorar nada. De hecho, suele empeorar la forma en que vemos las cosas. En cambio, normalmente a medida que vas avanzando en el proyecto, las cosas parecen encajar en su sitio y te darás cuenta de que no era tan malo como pensabas.

4. Ya te has sentido así antes

Piensa en la última vez que te sentiste abrumado. ¿Cómo lo superaste? Al final, ¿fue realmente tan malo como pensabas?

Si no aprendes de las experiencias pasadas, te encontrarás sufriendo los mismos problemas una y otra vez. Ve a un lugar tranquilo, y tómate el tiempo que necesites para recordar momentos anteriores de tu vida en los que te sentiste así y cómo lo superaste.

5. Tus problemas no son tan graves como piensas

El mejor modo de descubrir lo bueno que tienes es tomarte un descanso de tus preocupaciones y hacer algo positivo por alguien que esté en peor situación que tú.

Por ejemplo, una experiencia de voluntariado puede ayudarte a poner tus problemas en perspectiva. De hecho, aunque sientas que estás haciendo algo positivo por ellos, seguro que realmente esa nueva perspectiva te aporta mucho más a ti personalmente que a esas otras personas. Además, la oxitocina que se genera en nuestro cuerpo al hacer cosas positivas, nos ayuda a sentirnos bien con nosotros mismos.

6. Siempre sería mucho más fácil no hacer nada

La mente, por lo general, no reacciona bien ante los cambios y hará todo lo posible para que sigas haciendo lo que has estado haciendo hasta ahora. Salirse de la zona de confort no es fácil y es probable que tu mente te esté jugando una mala pasada y se esté resistiendo hacia una situación más cómoda.

7. Ser agradecido siempre ayuda

Es fácil caer en la tentación de compararse con otros. En lugar de fijarte en lo que te falta, recuerda lo que sí tienes y lo que sí has conseguido. A menudo, las cosas que tienes ahora son cosas que te preocupaban tener en el pasado. No dejes que el deseo insaciable de tener más te impida ver y apreciar todo lo que tienes ahora mismo.

8. Los demás quieren que tengas éxito y confían en ti

Cuando nos vemos sobrepasados, tendemos a sentirnos solos frente al mundo, cuando en realidad no es así. Recuerda que hay personas en tu vida que quieren que tengas éxito. Tu vida afecta a muchos otros, y hay gente que te apoya.

Estas personas forman parte de tu sistema de apoyo, y puedes recurrir a ellas cuando te sientas abrumado. Puedes llamarlos para que te den ánimos, invitarlos a tomar un café o incluso pedirles ayuda con tu interminable lista de cosas por hacer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba