La ventana de JOHARI: la potente herramienta para el autoconocimiento

Autodescubrimiento

Dedicar tiempo al autoconocimiento nos permite descubrir fortalezas, debilidades y comportamientos que tenemos y, a veces, desconocemos. Incluso puede ser la clave para la mejora continua y desarrollo personal. No obstante, normalmente dedicamos poco tiempo a descubrir estos puntos ciegos o talentos ocultos. Como decía Sun Tzu en El arte de la guerra S.II, «Si conoces a los demás y te conoces a ti mismo, ni en cien batallas correrás peligro; si no conoces a los demás, pero te conoces a ti mismo, perderás una batalla y ganarás otra; si no conoces a los demás ni te conoces a ti mismo, correrás peligro en cada batalla«.

Una técnica muy útil para descubrir fortalezas, áreas de mejora, puntos ciegos y diferencias con respecto a lo que perciben los demás es la ventana de Johari. Esta herramienta suele ser muy utilizada en empresas como método de retroalimentación 360 y en dinámicas de grupo, en una búsqueda de mejora de la comunicación, sinergias y desempeño.

Sobre la ventana de Johari

La ventana de Johari fue diseñada en 1955 por los psicólogos Joseph Luft y Harry Ingham para comprender y entrenar el autoconocimiento, el desarrollo personal y mejorar la comunicación de equipos.

El modelo se basa en cuatro cuadrantes con dos dimensiones: lo que es conocido por otros y lo que es conocido por uno mismo. Las líneas que dividen cada cuadrante son como ventanas; se mueven a medida que la interacción y la comunicación con la otra persona o con nosotros mismos progresa.

En cada uno de los cuadrantes se representa la información – sentimientos, experiencias, puntos de vista, actitudes, habilidades, motivaciones, etc. – de una persona en relación con otro grupo de personas.

Ventana de Johari

Primer cuadrante: Área pública

Este primer panel representa las acciones, comportamientos e información que tanto tú mismo como los que te rodean conocéis. Un ejemplo de esto es tu nombre. Tú sabes tu nombre y lo usas para presentarte a los demás. Cuando estás conoces a una persona desde hace poco tiempo, normalmente la lista de cosas que conoce sobre ti es reducida y va aumentando a medida que pasáis más tiempo juntos y cogéis confianza.

El objetivo de cualquier equipo debería ser siempre desarrollar el «área pública» de cada persona, porque cuando trabajamos en este cuadrante con los demás somos más eficaces y productivos, y el grupo también es más productivo. El área puede considerarse el espacio donde se producen las buenas comunicaciones y la cooperación, libre de desconfianza, confusiones, conflictos y malentendidos.

Segundo cuadrante: Área ciega

Aquí entraría lo que los demás conocen sobre ti, pero tú mismo no eres consciente. Esta información es particularmente útil en las revisiones 360 para el desarrollo personal y profesional y puede ser tanto información positiva como negativa. El tamaño del área pública puede ampliarse horizontalmente reduciendo el área ciega, buscando y escuchando activamente las opiniones de otros miembros del grupo.

Si otra persona está dándose cuenta de que tienes la manía de interrumpirle mientras habla y te lo cuenta, te puede ayudar a comprender cómo te perciben desde fuera y tomarlo como un punto de partida en tu desarrollo. Algunos hábitos de este cuadrante pueden hacer que la comunicación con otra persona sea más difícil. Si la otra persona decide contártelo, este hábito pasaría al área pública y, por tanto, podrías solucionarlo. En cambio, si la otra persona no te dice nada, esa manía se mantendrá en el área ciega.

Tercer cuadrante: Área oculta

Lo que los demás no conocen sobre ti y tú sí conoces. Si hay algo que te encanta hacer, pero que te da vergüenza contar a los demás, entraría dentro de este cuadrante. También puede ser que prefieras no contar una afición, hábito o capacidad por miedo a que haya una reacción negativa por la otra persona. No obstante, a medida que vamos cogiendo confianza con la otra persona suele haber menos cosas en este cuadrante y que pasan al área pública.

Es frecuente que a medida que las capacidades del área oculta pasan al área pública la relación y comunicación con la otra persona mejore, ya que puede ser visto como una muestra de confianza.

Cuarto cuadrante: Área desconocida

Lo que ni tú conoces ni los demás conocen sobre ti. Dentro de este cuadrante suelen incluirse capacidades infravaloradas o no probadas, capacidades o aptitudes que tenemos, pero que no nos damos cuenta, miedos o aversiones que tenemos, pero que no conocemos, sentimientos reprimidos o actitudes o comportamientos condicionados desde la infancia.

Ofrecernos a nosotros mismos la oportunidad de probar cosas nuevas, sin grandes presiones para tener éxito, puede ser una forma útil de descubrir aptitudes desconocidas y, por tanto, de reducir el área desconocida. Además, si como jefe o responsable de un equipo fomentas una cultura y un clima que promueva el autodescubrimiento, contribuirás a aumentar el rendimiento del resto de miembros.

¿Cómo aplicar la ventana de Johari?

En primer lugar, es bueno hacer una lista de las 5 o 10 características o rasgos que consideras que te definen como persona. Intenta no pasarte ni quedarte corto y que cubran todas las facetas de tu vida, es decir, no te centres ni solo en tus capacidades laborales ni solo en las aptitudes personales.

Después, habla con otras personas con las que tengas confianza, ya sean amigos, tu pareja, compañeros de trabajo o familia y pídeles que hagan también una lista con los rasgos y características que te definen.

Una vez tengas estas dos cosa, crea tu propia ventana de Johari:

  • Los rasgos públicos serán aquellos que hemos identificado nosotros y los demás en las diferentes listas
  • Aquellos que los demás han señalado, pero no nosotros no serán clasificados como rasgos ciegos
  • Clasificarás como ocultos aquellos rasgos que hemos mencionado nosotros pero no los demás

Los rasgos que no encajen en ninguna categoría, los dejaremos por descarte en el área desconocida.

Descubrir habilidades y capacidades del área oculta puede ser lo más complicado. Puede ayudar hacer actividades de mindfulness, hablar con un mentor o coach o incluso simplemente echar la vista atrás y ver todo el proceso que te ha llevado al lugar donde estás ahora. Muchas veces no somos conscientes de algún talento o capacidad oculta. Sin embargo, si nos damos cuenta de cuánto hemos conseguido, podemos descubrir grandes fortalezas sobre nosotros mismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba