Getting things done: 6 hábitos para aumentar tu productividad

aumenta tu productividad

Todos hemos tenido alguna vez la sensación de que no tenemos suficiente tiempo para llegar a todo. Desearíamos que el día tuviera 30 horas para alcanzar todos nuestros objetivos. Sin embargo, aún no existe ninguna máquina que nos permita parar el tiempo o hacer que este vaya más despacio.

Desgraciadamente, todos tenemos 24 horas al día para hacer esa interminable lista de tareas, ya seas un multimillonario o solo un aspirante a millonario.

En este artículo, me gustaría hablarte de seis técnicas o hábitos que creo que podrían ayudarte a ser más productivo y conseguir hacer más cosas (el famoso, getting things done).

1. Mantente activo

¿Has escuchado alguna vez la expresión: «La acción crea más acción. La inacción, más inacción«?

Normalmente, los momentos en los que sentimos que hay algo que no nos apetece hacer, solemos estar sentados en el sofá mirando la televisión, tumbados en la cama, mirando las redes sociales, etc. Es decir, precisamente esos días en los que no te apetece hacer nada es cuando lo que estás haciendo realmente es no haciendo nada.

Una de las claves más sencillas que puedes poner en marcha es, en esos momentos en los que tu mente te invita a quedarte en la cama o a seguir haciendo scroll en Instagram, simplemente empieza a moverte. Lo que sea. Haz veinte saltos, haz veinte flexiones, empieza a caminar… Haz que tu cuerpo se mueva físicamente.

El simple hecho de ponerte en marcha y pasar a la acción generará químicos en tu cuerpo, tu corazón comenzará a latir y te preparará mental y físicamente para comenzar a moverte en la dirección que quieres.

2. Aprovecha los tiempos muertos

Si estás tratando de hacer más cosas o de ser más productivo, ¿por qué no piensas en todos esos momentos en los que tienes tiempos muertos y analizas cómo puedes llenarlo con algo que te haga crecer?

Si tienes que coger el autobús o el metro para ir a trabajar, ¿podrías aprovechar ese tiempo para aprender nuevas cosas? Escuchar un podcast, escuchar un audiolibro, leer en el caso de que no estés conduciendo¿Qué haces mientras te duchas? ¿O mientras te lavas los dientes? ¿O mientras te vistes? ¿Podrías aprovechar ese tiempo para escuchar un audiolibro o para aprender cosas nuevas?

Te vas a tener que duchar igualmente o al menos eso espero, vas a tener que viajar al trabajo, vas a tener que vestirte, vas a tener que limpiarte los dientes… ¿Por qué no aprovechas ese tiempo y tratas de usarlo para crecer tú mismo en lugar de tener que buscar otro momento para crecer y aprender?

No digo que no puedas leer también, por ejemplo, antes de ir al trabajo, te invito a que lo hagas sin duda, pero ¿hay alguna forma de ser más productivo y conseguir hacer más cosas en paralelo?

3. Usa la técnica Pomodoro

Si aún no conoces la técnica Pomodoro, te invito a que la pruebes. Esta técnica consiste en combinar 25 minutos de trabajo con 5 minutos de descanso.

No obstante, durante esos 25 minutos de trabajo sólo puedes concentrarte en un proyecto. Si durante ese tiempo te surge alguna interrupción, ya sea en modo de pensamiento o idea como «Necesito lavar la ropa» o «Tengo que enviar este correo electrónico», o una interrupción externa, la anotarás en una hoja para atenderlas luego, pero sin perder el foco en lo que estás haciendo.

La duración del Pomodoro de 25 minutos no se puede ni pausar ni dividir, ni tampoco es posible postergar la interrupción.

Es importante que aproveches el descanso de 5 minutos para mantenerte activo y mover tu cuerpo. Puedes aprovechar la pausa para hacer unas flexiones, sentadillas o simplemente andar, pero manteniendo tu cuerpo en movimiento conseguirás ser más productivo al volver a la tarea.

4. Planifica tu energía durante el día

Cada persona es diferente. Hay gente que es más productiva durante la mañana y hay gente que es más productiva durante la noche. Es importante que te conozcas a ti mismo y que adaptes tu día para aprovechar tus momentos de mayor productividad.

Puedes dividir tu día en aquellos momentos en los que te sientes con más creatividad, los momentos en los que tienes más energía para llevar a cabo aquellas tareas más prioritarias, momentos de planificación y momentos de llevar a cabo tareas no tan urgentes, contestar emails o llamadas pendientes.

5. Planea tu tiempo de descanso

planifica tu tiempo de descanso

Muchas veces tendemos a planificar nuestros días sin dejar tiempo para desconectar ni tiempo de pausa. Curiosamente, y al contrario de lo que pueda parecer, no dejar tiempo de descanso no solo hace que seamos menos productivos, sino que puede hacer que termines frustrado con el trabajo.

Si dejas que el trabajo consuma tu vida por completo, puedes terminar por no soportar tu propio trabajo. Hay que planificar tu tiempo de descanso como cualquier otra actividad a lo largo del día. Si sabes que a cierta hora vas a descansar, tendrás un tiempo limitado para hacer las cosas que tienes pendientes, por lo que te asegurarás de aprovecharlo al máximo y no perderás el tiempo con Instagram u otras distracciones.

No es sorprendente que el día más productivo del año sea el día antes de vacaciones o el día antes de un examen. Cuando visualizas un tiempo de pausa o un fin, sabes que tienes que terminar las cosas que tienes pendientes para hoy y vas a dar el 100% durante tu tiempo de trabajo.

6. Deja todo preparado la noche anterior

A veces, no nos damos cuenta de que nosotros mismos nos ponemos obstáculos a la hora de hacer las cosas. Una técnica muy útil puede ser prepararte con antelación.

Si sabes que nada más levantarte tienes que preparar el desayuno y vas a hacer deporte, ¿cómo puedes prepararlo todo la noche anterior para que al día siguiente sea más fácil?

Por ejemplo, puedes dejar la noche anterior el desayuno a mano para que, cuando te levantes, tardes menos tiempo en prepararlo. Si sabes que después de desayunar vas a hacer ejercicio, puedes dejar al lado de tu cepillo de dientes la ropa de deporte para que automáticamente te pongas la ropa.

Es cuestión de prepararlo todo para el éxito. Simplemente, te levantas y ejecutas, eliminas obstáculos que puedan hacer que no consigas tus objetivos y propósitos.

Un pensamiento en “Getting things done: 6 hábitos para aumentar tu productividad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba