Consigue todo lo que te propongas con el método de Jerry Seinfeld

Jerry Seinfeld
Imagen: Netflix.

Cuando llega el verano o las épocas de vacaciones, solemos alimentarnos de energía y llenarnos de ideas, planes y propósitos para cuando terminen esas fechas. Desde querer montar un nuevo proyecto hasta empezar a hacer ejercicio o aprender un nuevo idioma. Luego, no sé si a ti también te ocurrirá, pero el día a día del trabajo suele hacer que esas ideas, objetivos, metas o proyectos se vayan quedando atrás. Va pasando el tiempo y posponemos, posponemos y posponemos hasta que llega el siguiente momento de descanso y nos quejamos de lo rápido que ha pasado el tiempo y lo difícil que es conseguir nuestros objetivos.

A continuación, quiero contarte una estrategia utilizada por Jerry Seinfeld, uno de los cómicos más exitosos de todos los tiempos para vencer a la procrastinación y lograr tus metas y objetivos.

¿Quién es Jerry Seinfeld?

Jerry Seinfeld es conocido como un icono de la comedia y uno de los «100 mejores comediantes de todos los tiempos». Según la revista Forbes, este gran cómico y actor llegó a alcanzar 267 millones de dólares en 1998 (sí, en un solo año).

Sin embargo, lo más impresionante de la carrera profesional de Seinfeld no son sus premios, ingresos o acontecimientos especiales, sino su increíble capacidad de ser consciente de todo lo que le rodea. Jerry Seinfeld tiene el genio de producir con un nivel de constancia que la mayoría de nosotros desearíamos poder aportar a nuestro trabajo diario.

El método de Seinfeld para dejar de postergar y lograr objetivos

Estrategia de Jerry Seinfeld

La estrategia desarrollada por Seinfeld para cumplir objetivos y crear rutinas, es tan sencilla que puede sonar ridícula. No obstante, este método es realmente eficaz y revela lo que hay detrás de su increíble productividad, desempeño y consistencia.

Brad Isaac, un joven que se iniciaba en el mundo de la comedia, contaba en una entrevista en Lifehacker lo que le sucedió al encontrarse con Seinfeld una noche.

Cuando este joven le preguntó a Seinfeld si tenía algún consejo para un cómico principiante, Seinfeld le respondió que la mejor forma era la práctica diaria. Sumado a esto, le contó una técnica que él mismo usaba para motivarse incluso los días que menos le apetecía escribir nuevos chistes.

Lo primero que le dijo es que consiguiera un gran calendario de pared. Cuanto más grande, mejor. Debía colgar ese calendario en una pared o lugar en el que fuera a verlo con mucha frecuencia. Es importante ponerlo en un sitio en el que inevitablemente vas a tener que verlo.

Después, le dijo que el primer día que cumpliera su tarea de escribir, con un rotulador grueso y de un color que destaque y llame tu atención (rojo o naranja, por ejemplo) tachara ese día en el calendario con una equis. Y que siguiera así el resto de días. Cada nuevo día que consiguiera su propósito, debía tachar de forma visible ese día en su calendario.

«Después de unos días, tendrás una cadena. Sigue así y la cadena crecerá más cada día. Tu único trabajo es no romper la cadena«, dijo Seinfeld. No importa si estás motivado o no. Tampoco si estabas escribiendo buenos chistes o no. Ni si lo que estás escribiendo se convertirá alguna vez en un espectáculo o no. Lo importante es «no romper la cadena».

Saltarse un día hace que sea más fácil saltarse el día siguiente. Por tanto, Seinfeld también decía que la acción diaria produce mayores beneficios que focalizar todos los esfuerzos en uno o varios días por semana.

Isaac afirma haber utilizado esa técnica en múltiples facetas de su vida. «Funciona porque no son los impulsos únicos de un día los que nos llevan a donde queremos ir, es la acción diaria y constante la que genera resultados».

La acción diaria construye hábitos. Te da práctica y te convertirá en un experto en poco tiempo. Si no rompe la cadena, comenzará a detectar oportunidades que de otro modo no vería. Las pequeñas mejoras se acumulan rápidamente en grandes mejoras porque la acción diaria proporciona un «interés compuesto».

Elige un propósito sostenible y significativo

Ahora bien. La estrategia de Seinfeld tiene una salvedad. Es importante elegir una tarea que sea lo suficientemente significativa como para marcar la diferencia, pero lo suficientemente simple como para poder realizarla.

Sería maravilloso poder correr una maratón todos los días, pero en la práctica eso no es posible. Probablemente, acabarías sobreentrenado y quemado. Por eso, antes de elegir una tarea, asegúrate de que puede ser sostenible, pero a su vez te mantenga motivado. Que sea algo que para ti sea importante y que te hagan producir el resultado que buscas.

Este método de «no romper la cadena» puedes aplicarlo a cualquier parte de tu vida.

Si «no rompes la cadena» de tus entrenamientos, podrás ponerte en forma.

Si «no rompes la cadena» en tu negocio, tendrás más posibilidades de alcanzar resultados.

Si «no rompes la cadena» en desarrollar tus capacidades artísticas, tendrás más opciones de producir trabajo creativo de forma regular.

A menudo pensamos que la excelencia requiere un esfuerzo brutal y unas dosis elevadas de fuerza de voluntad y motivación. No obstante, muchas veces lo único que necesitamos es dedicación y constancia en tareas pequeñas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba