¿Qué es lo que realmente te motiva a pasar a la acción?

pasar a la acción

¿Hace cuánto que no sonríes, no porque te entren ganas o porque te venga a la mente algo bueno, sino por el mero hecho de sonreír? Es probable que sonrieras más a menudo si supieras que sonreír te hace más feliz. Incluso cuando no nos sentimos emocionados, utilizar esas expresiones faciales que solemos usar cuando nos sentimos entusiasmados o eufóricos producen una mejora inmediata del estado de ánimo. ¿Y por qué es esto importante? Porque nuestro estado de ánimo lo es todo, especialmente cuando se trata de lograr nuestros objetivos.

¿Por qué algo tan simple como una sonrisa tiene tanto poder para influir en nuestra motivación? Porque nuestra mente interpreta los acontecimientos que experimentamos dentro del entorno que nosotros mismo establecemos. Por eso, una experiencia será percibida como positiva o negativa por nuestro estado de ánimo y nuestra actitud. La emoción y el significado que nuestra mente atribuye a las cosas que nos ocurren cuenta más incluso que las experiencias en sí mismas.

¿De qué depende nuestro estado de ánimo?

El estado de ánimo se ve afectado por dos cosas diferentes: nuestra fisiología y nuestra energía.

¿Qué significa decir que el estado de ánimo está parcialmente determinado por la fisiología? Piensa en lo que transmite una persona motivada. La gente positiva y con motivación sonríe, se ríe y la mayoría de las veces brilla con un optimismo desenfrenado. Estas personas suelen tener una mejor postura y un lenguaje corporal más accesible que alguien que no está tan motivado. Es cierto que las experiencias y acontecimientos son los que provocan estas reacciones, pero esto es solo la mitad de la verdad. Ser feliz, estar abierto al cambio y ser optimista también funciona en el otro sentido, ya que te hace que tiendas a evaluar más positivamente las tareas que tienes entre manos, tu vida actual y lo que te depara el futuro si logras tus objetivos. Esto puede ayudarte a motivarte y a descubrir lo que te impulsa.

El estado de ánimo también está influenciado por los niveles de energía. Es importante comer bien, hacer ejercicio y cuidarse. Piénsalo: ¿Cómo podemos esperar que nuestra mente y nuestro cuerpo afronten responsabilidades y ambiciones si les privamos de nutrientes y cariño? Cuando te comprometes a mantener unos buenos niveles de energía por medios naturales, como la alimentación sana, el ejercicio y el descanso, verás que tu estado de ánimo también mejorará.

Los tres niveles de creencias

Si quieres sentirte motivado, tienes que empezar por tener la mentalidad de que ya estás motivado. Recuerda las emociones que sientes cuando te apasiona algo y tráelas a la mente cuando abordes nuevos proyectos y objetivos.

Como dice Tony Robbins, «Las creencias tienen el poder de crear y el poder de destruir. El ser humano tiene la asombrosa capacidad de tomar cualquier experiencia de su vida y crear un significado que lo desempodere o uno que pueda literalmente salvar su vida«.

Las creencias pueden adoptar distintos niveles de intensidad emocional y tienen el poder de cambiar nuestras acciones. Podemos señalar al menos tres categorías de creencias en función de su capacidad de influir en lo que pensamos:

  1. Opiniones: Las opiniones son algo de lo que nos sentimos relativamente seguros, pero la certeza es solo temporal y puede cambiarse fácilmente. Por ejemplo, puedes pensar que el jefe del departamento de marketing de tu empresa no está cualificado para su puesto, pero tu opinión puede cambiar rápidamente cuando veas la eficacia con la que gestiona a sus recursos y consigue resultados.
  2. Creencias: Una creencia, en cambio, se forma cuando desarrollas una base más sólida y que suele estar asociada a emociones fuertes y basadas en la experiencia. Las creencias pueden ser limitadoras o potenciadoras. Por ejemplo, comentarios en el colegio, experiencias vividas en la familia, o con parejas, pueden quedar grabados en el interior de uno mismo y generar un bloqueo al conseguir lo que deseamos o, al contrario, invitar a actuar y potenciar nuestras fortalezas.
  3. Convicciones: Una convicción, sin embargo, es superior a una creencia, principalmente por la intensidad emocional que la persona atribuye a esa idea. Una persona que tiene una convicción se siente tan segura que se resiste por completo a nuevas aportaciones, a menudo hasta el punto de obsesionarse. Esa convicción se convierte en una visión, una aspiración por la que quiere luchar. Una de las mejores cosas que puedes hacer para crear dominio en cualquier área de tu vida es elevar una creencia al nivel de convicción. Las convicciones son el núcleo de lo que te motiva en la vida.

La convicción, debido a la pasión que nos inspira, tiene el poder de empujarnos a la acción y a superar todo tipo de obstáculos. Por ejemplo, la convicción de no dejar nunca de estar en forma te obligará a elegir constantemente un estilo de vida saludable, lo que te permitirá disfrutar más de tu vida a largo plazo. La convicción de que eres una persona inteligente y con recursos puede ayudarte a superar momentos increíblemente difíciles.

¿Cómo podemos reforzar una creencia y convertirla en una convicción para dar un cambio positivo y duradero en nuestra vida?

  1. Identifica la creencia base que quieres impulsar.
  2. Refuerza tu creencia añadiendo sólidas referencias. Para crear una convicción en torno a un estilo de vida saludable, puedes investigar las consecuencias médicas de estar en forma. También puedes hablar con personas que hayan conseguido ese objetivo al que aspiras y preguntarles qué beneficios han conseguido. Cuantas más referencias tengas, más fuerte será tu convicción.
  3. A continuación, encuentra un acontecimiento desencadenante, o cree uno propio. Si quieres dejar de fumar, puedes visitar el ala de cuidados intensivos de un hospital para ver de primera mano los efectos negativos de seguir fumando.
  4. Por último, pasa a la acción. Cada acción que realices reforzará tu compromiso y aumentará tu nivel de su intensidad emocional y convicción.

¿Qué cambio quieres conseguir hoy elevando una de tus creencias a la categoría de convicción? Elige una y crea un plan de acción, utilizando los cuatro pasos anteriores para influir en lo que te motiva. Recuerda poner fechas en tu plan para seguir avanzando y hacer un seguimiento de tu progreso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba