La filosofía Hygge: 6 cosas que podemos aprender de la cultura danesa

hygge

Aunque todos conocemos la ley de la relatividad de Albert Einstein, poco se habla de la ley de la relatividad lingüística. Esta ley dice que la lengua afecta a nuestra visión del mundo, así como a la cognición y las decisiones de las personas que la hablan. Cada cultura tiene un modelo o unas tradiciones para las que necesita crear una palabra especial. Por ejemplo, en España existe la palabra «friolero», que es una persona muy sensible al frío; Noruega tiene la palabra «utepils», que es sentarse al aire libre durante un día soleado y disfrutar de una cerveza y Suecia utiliza el término «Lagom» para expresar ni demasiado poco ni en exceso, en su justa medida.

Dinamarca tiene la palabra Hygge, que resulta difícil de traducir correctamente a otros idiomas, pero que refleja una actitud típica danesa, que refleja bienestar, comodidad y acogida.

¿Qué significa Hygge?

Hygge no es solo una idea, es un estado de ánimo, un sentimiento, una acción, un estilo de vida. En Dinamarca, el hygge forma parte del sentido de identidad de la gente. Hygge es lo que Meik Wiking, director general del Instituto de la Felicidad y autor del libro Hygge: La felicidad en las pequeñas cosas, define como la base de la felicidad danesa. Esta filosofía se centra en disfrutar de la vida gracias a la práctica de planes sencillos y acogedores, como estar acurrucado en el sofá con una persona a la que quieres, compartir una buena comida con amigos o familiares cercanos o esas mañanas en las que los rayos de sol entran por la ventana.

¿Cómo podemos aplicar el Hygge en nuestro día a día?

El Hygge tiene mucho que ver con el entorno e intervienen muchos aspectos diferentes para vivir de acuerdo a esta filosofía. A continuación te cuento 6 cosas que hacen los daneses para introducir el Hygge en su vida.

Primera regla de gran importancia: Júntate con gente que aprecies

No se trata de organizar grandes celebraciones o fiestas que suenen por todo el vecindario. Se trata de reunirse con unos pocos amigos cercanos, en un ambiente de confianza, comodidad y seguridad. Nuestras relaciones, al fin y al cabo, definen en gran medida nuestro nivel de felicidad y satisfacción vital.

El 57% de los daneses piensa que el número ideal de personas con las que juntarse es de 3 a 4, y solo el 11%, que 5 y más. Evidentemente, es necesario ver a estas personas con cierta regularidad para poder considerarse «hygge». Sin embargo, también hay un lado oscuro en el hygge y es que primero es necesario formar ese círculo con el que te sientas cómodo.

Segunda regla: luces tenues

Enciende un fuego, ilumina tu cuarto con lámparas de baja intensidad o prende algunas velas para crear esa sensación de calidez. El 85% de los daneses dicen que las velas son una parte esencial del hygge y casi el 75% de los daneses enciende velas al menos una vez a la semana, mientras que el 28% lo hace a diario.

Dinamarca es el país líder en Europa en este ámbito, con un consumo de 6 kg de cera de vela por persona al año. En segundo lugar se encuentra Austria, que consume solo 3 kg de cera por persona.

Tercera regla: Disfruta del momento

La vida Hygge es sencilla y lenta y consiste en aprender a contentarse con el momento. Olvídate de los resultados de tu vida por un tiempo. Disfruta de la compañía de tu familia y amigos y deja de tomarte todo tan en serio.

Cuarta regla: Disfrutar de la buena comida

La comida es una parte importante del ambiente hygge. A los daneses les encanta la comida rica, especialmente si hablamos de carne o galletas. Según ellos, todo lo que se cocine en casa es mucho más acogedor que algo ya hecho y piensan que lo ideal es cocinar con tus amigos o familiares la comida. ¿Y qué hay de las bebidas? Los daneses consideran que las bebidas perfectas son el café y el té.

¿Bastante distinto a las tapas a la española con la cerveza, verdad?

Quinta regla: vístete cómodamente

El atuendo perfecto para el hygge es, por supuesto, informal. Ponte tu jersey favorito, no olvides los guantes y la bufanda. ¡Porque el Hygge es cuestión de calor e implica tener una manta cerca!

Evidentemente, esto no es aplicable si estás en Sevilla en verano con 35 grados en la calle. Pero igualmente, intenta vestirte de forma que te sientas cómodo.

Sexta regla: Haz que tu casa sea un punto ideal para el Hygge

Como el hygge tiene que ver con el ambiente y lo acogedor, ¡nuestro propio hogar tiene que ser un lugar perfecto para ello! El 71% de los daneses experimenta el Hygge en casa. Incluso tienen «Hyggekrog», espacios acogedores en casa a los que dan un toque de calidez y bienestar. La chimenea es un elemento imprescindible en casi todas las casas danesas. Libros, velas, mantas… suelen estar presentes en el Hyggekrog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba