El esencialismo de Greg McKeown: «Menos pero mejor»

esencialismo greg mckeown

«¿Cuántas veces has aceptado una invitación sin antes haberlo pensado dos veces? ¿Te has arrepentido alguna vez por haberte comprometido a hacer algo? ¿Con qué frecuencia tiendes a decir que sí solamente por complacer a los demás o para evitar problemas? ¿Se ha convertido el sí en tu respuesta por defecto?». Con estas preguntas es como empieza Greg McKeown su gran éxito «Esencialismo: Logra el máximo de resultados con el mínimo de esfuerzos«. Pero, ¿qué es exactamente el esencialismo?

¿En qué consiste el esencialismo?

El esencialismo es una filosofía de vida que nos invita a pararnos a pensar en «¿Estoy invirtiendo mi tiempo y energía en las actividades adecuadas?«. Es un camino para aprender a distinguir y a filtrar todas las opciones que tenemos delante de nosotros y seleccionar solo las que son realmente importantes.

En otras palabras, el esencialismo no consiste en hacer más cosas, sino en hacer las cosas correctas. Tampoco significa hacer menos por el simple hecho de hacer menos. Se trata de invertir el tiempo y la energía de la forma más inteligente posible para conseguir nuestro máximo nivel de rendimiento haciendo únicamente lo que es esencial.

El esencialismo: Un ejemplo

Un ejemplo que pone Greg en su libro, es pensar en el esencialismo como si fuera nuestro armario. Cuando no hacemos un esfuerzo por mantenerlo organizado, suele acaba desordenándose y lleno de ropa que rara vez nos ponemos. Lo mismo ocurre con nuestras vidas. Solemos acumular compromisos y obligaciones a los que hemos dicho que sí y que nos alejan de lo que es realmente importante para nosotros.

¿Cómo empezaría un esencialista a poner orden en su «armario»?

  1. Explorar y evaluar: Pregúntate si esa prenda te gusta, te queda bien y te pones a menudo. Si la respuesta es no, puedes imaginarte que es una candidata a ser eliminada. En tu vida personal o profesional, el equivalente sería preguntarte si esa actividad o esfuerzo te acercará a tu objetivo.
  2. Eliminar: Digamos que tienes la ropa separada en un montón de «debería conservar» y «debería eliminar». ¿Estás realmente preparado para meter la segunda pila de ropa en una bolsa y regalarla o eliminarla? Si no estás seguro del todo porque crees que esa ropa todavía tiene cierto valor, entonces hazte la siguiente pregunta: «Si no tuviera ya esto, ¿cuánto me gastaría en comprarlo de nuevo?». El ejercicio de deshacernos de verdad de eso que no nos aporta nos cuesta mucho más que seleccionarlo. Y ahí está la clave. Tenemos que eliminar activamente esas cosas que no aportan valor a nuestra vida.
  3. Actuar: Si quieres que tu armario se mantenga ordenado, necesitas una rutina para organizarlo. El esencialismo consiste en crear un sistema para manejar el armario de nuestras vidas. No se trata de un proceso que se emprende una vez al año, una vez al mes o incluso una vez a la semana. Es una disciplina que aplicas cada vez que te enfrentas a una decisión sobre si decir que sí o si rechazar educadamente.

Principios básicos del esencialismo

Hay tres premisas profundamente arraigadas que debemos superar para vivir el camino del esencialista: «Tengo que hacerlo», «Todo es importante» y «Puedo hacer ambas cosas». Abrazar la esencia del esencialismo requiere que sustituyamos estas falsas suposiciones por tres afirmaciones: «Yo elijo», «Sólo unas pocas cosas importan realmente» y «Puedo hacer cualquier cosa, pero no todo». ¿En qué se traduce esto?

  1. Libertad de decisión: El esencialismo implica ser dueños de nuestro propio tiempo y energía.
  2. Eliminación del ruido: Tenemos muchísimo «ruido» a nuestro alrededor que nos hace confundir lo que es realmente valioso. Por eso, el esencialismo implica dedicar tiempo a averiguar qué es lo más importante y a qué merece la pena dedicar esfuerzo.
  3. La realidad del coste de oportunidad: No podemos tenerlo todo ni hacerlo todo. Si pudiéramos, no habría razón para evaluar o eliminar opciones. Una vez que aceptamos que hay que dejar de hacer algunas cosas, empezamos a afrontar la pregunta «¿En qué me voy a centrar?»

Si te ha gustado este artículo, te recomiendo también que leas este: Descubre tu Ikigai, el estilo japonés para vivir con un propósito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba