Aprovecha el poder del silencio en tu día a día

silencio

¿Alguna vez te has preguntado por qué el silencio es un elemento tan importante en todas las religiones? Y, en cambio, el ruido, las alarmas y el ajetreo nos alean constantemente del placer del silencio.

«En busca del silencio» de Patrick Shen

En 2016, Patrick Shen publicó un documental en el que hablaba del significado real del silencio, y de las distintas contraindicaciones culturales, políticas y físicas que giran a su alrededor.

¿Por qué es tan necesario el silencio?

La filosofía hindú llamaba al silencio “mauna”, y lo relacionaba con la paz interior y algo crucial para la búsqueda del autoconocimiento. Lao-Tze, padre del taoísmo, llamaba al silencio «una fuente de gran fuerza».

Además, el silencio también tiene un gran número de funciones sociales. Puede ser una forma de mostrar respeto, atención o consideración hacia otra persona. El silencio puede ser afectuoso o íntimo o puede demostrar importancia, emoción o seriedad de las palabras que decimos.

Estar en silencio nos permite canalizar nuestra energía. Nos da la claridad que necesitamos para enfrentar con calma los desafíos y la incertidumbre. Practicar una hora de silencio cada mañana, puede ser un momento para recopilar pensamientos, entrenar nuestra mente y decidir cómo queremos comenzar el día.

¿Y qué hay de las connotaciones negativas?

A pesar del lugar que ocupa el silencio en muchas religiones, parece haber más gente a favor de hablar que de callar. De hecho, hay veces que el silencio puede hacer sentir a alguien mal, como lo que pasa con los silencios incómodos en una conversación.

Pero esto es algo únicamente cultural. Los expertos nos dicen que el ruido excesivo, además de ser desagradable, es malo para nuestra salud. “El ruido nos distrae”, dice Shen, “el silencio nos devuelve a lo real”.

6 formas de encontrar silencio en nuestro día a día

Levántate temprano

Si tu día está tan ocupado que no puedes encontrar el tiempo para estar solo y tener calma y silencio, levantarse un poco más temprano puede ser una buena solución.

Tarde en la noche

Si no te gustan las mañanas, las noches tardías pueden ser igual de tranquilas cuando todos duermen. Apaga la televisión y aléjate del ordenador. Encuentra otras formas de pasar este tiempo en silencio.

Escápate a la naturaleza

A veces, los pisos y las oficinas pueden ser un poco ruidosos y caóticos. Para escapar del ruido, sal a la naturaleza tanto como sea posible. Encuentra un parque o un camino en algún bosque. Pasea por la playa, por un estanque, un lago o un río: el agua es una de las mejores formas de encontrar calma en la naturaleza. Presta mucha atención a todo lo que te rodea, en lugar de bloquearlo todo.

Ejercicio

Correr, caminar, andar en bicicleta, nadar, hacer ejercicios de fuerza, remar… El ejercicio ayuda a liberar el estrés y hace que la sangre fluya al cerebro, mejorando la calidad de nuestros pensamientos.

Diario

Hay algo terapéutico en escribir en un diario, y si lo conviertes en un hábito diario, puede ser una de las mejores cosas que hagas durante el día. Este acto te permitirá registrar tu vida para que puedas recordarla más tarde y reflexionar sobre tus pensamientos.

Museos, galerías de arte, bibliotecas, jardines

Si vives en una ciudad, puede ser difícil encontrar zonas de tranquilidad. Pero existen. Las bibliotecas, los museos, las galerías y los jardines privados de la ciudad pueden ser unos de estos sitios. Encuentra esos lugares en tu ciudad y utilízalos como un «oasis».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba