Determinación y constancia: Los ingredientes mágicos para tener éxito

La filosofía japonesa siempre ha sido muy atractiva para el mundo occidental, tanto en términos de gestión empresarial como de organización o de cómo afrontar la vejez.

En este artículo quiero hablar de la determinación y la constancia, dos actitudes que pueden marcar la diferencia a la hora de enfrentarnos a nuestros propósitos y para crear hábitos efectivos y saludables.

Si bien hay muchísimos ejemplos que podrían utilizarse para apreciar estos dos valores en la cultura japonesa, hoy no quiero hablaros de la cultura del pueblo japonés, sino de su naturaleza.

Lo que nos enseña el bambú japonés sobre el éxito

bambú japonés

El bambú japonés es conocido por una particularidad muy especial. Una vez plantas la semilla, la riegas, le pones la temperatura adecuada y la cuidas durante todo un año, no ves ningún resultado. Sí, la cuidas, pones todo tu empeño y ni siquiera brota.

Entonces, ¿qué haces? Sigues regando, sigues cuidándola, sigues impulsando que crezca.

Después del segundo año, ¿sabes cuál es el resultado? Ninguno, ni siquiera asoma parte de la planta. ¿Y el tercer año? Exactamente lo mismo. Al cuarto año actúas igual, le pones todo el esfuerzo necesario, pero sigue sin dar respuesta.

Finalmente, al quinto año, después de cinco largos años de esfuerzo, cinco años de exponerla al sol, cinco años de buena temperatura y de riego constante, al fin sale de la tierra. Lo sorprendente es que una vez ha salido de la tierra puede llegar a crecer hasta 30 metros en seis meses. Tarda cinco años en salir de la tierra, pero una vez que lo hace explota y dicen que incluso se puede ver crecer si lo miras fijamente.

Constancia y determinación

Al igual que ocurre con el cultivo del bambú japonés, muchos de nuestros objetivos requieren de mucho tiempo para que se produzcan de forma correcta.

Nos hemos acostumbrado a un mundo en el que podemos obtener una gratificación instantánea. Lo tenemos todo al alcance de nuestra mano. ¿Tenemos una duda sobre un tema? Google nos la resuelve. ¿Queremos pedir algo para comer? En un clic a través del móvil lo tenemos. ¿Queremos decirle algo a alguien? Podemos mandarle un mensaje y recibir una respuesta de esa persona en cuestión de segundos.

No obstante, hay dimensiones de la vida como el éxito, la cuenta bancaria, la felicidad o el aspecto físico, que no son inmediatas. Todas ellas requieren trabajo y en muchos casos pueden requerir un largo proceso que puede llevarnos a pensar que no está funcionando. Pero realmente lo que está ocurriendo es similar a la metáfora del bambú japonés. Estás desarrollando unas bases, unas raíces fuertes y firmes que harán que, al contrario de lo que ocurre con otros árboles, si lo cortan pueda volver a crecer.

Hacer ejercicio un día o una semana no te hará estar en forma, comer de forma saludable durante una semana no te traerá cambios en tu salud, ahorrar 50 euros no te hará millonario. Pero hacer estas cosas una y otra vez, convirtiendo estas acciones en hábitos, estarás construyendo un sistema de raíces firme y profundo que te acercará al éxito.

Simplemente sigue adelante

Te invito a que pienses en algo que sea realmente importante para ti conseguir y que hayas empezado a perseguir. Te propongo que, ya lleves únicamente un día en marcha o seis meses, tomes la decisión mental de no rendirte, de perseguir ese objetivo aunque al principio no veas resultados.

3 pensamientos en “Determinación y constancia: Los ingredientes mágicos para tener éxito

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba