¿Cómo podemos entrenarnos para ser más pacientes? 7 consejos para reforzar la paciencia

paciencia

En un mundo en el que se nos pide que nos movamos más rápido y hagamos todo al instante y que está dominado por la comida rápida, el crédito inmediato y la comunicación ininterrumpida, muchos de nosotros hemos perdido la noción de lo que significa ser paciente. No obstante, el Dr. Edward Banfield, profesor de Harvard, llegó a la conclusión después de 50 años de investigación de que la paciencia es la clave del éxito. En este artículo te cuento algunos consejos sobre cómo podemos ser más pacientes.

¿Cómo podemos ser más pacientes?

Aquí tienes seis estrategias para aumentar tu paciencia:

1. Adopta una visión a largo plazo al tomar decisiones

Nuestras vidas están llenas de decisiones, grandes y pequeñas. Tómate tiempo para pensar en el impacto a largo plazo de tus decisiones. Hazte preguntas como: «¿Cómo se desarrollará esto dentro de un año o de cinco años?». Nadie tiene una bola de cristal exacta, pero adoptar una visión a largo plazo nos ayuda a ser más pacientes.

2. Prepara una pausa entre actividades

Nuestra capacidad de atención es corta y tenemos muy poca tolerancia al aburrimiento. Si pasas directamente de una actividad a otra, es probable que te sientas ansioso. Tu mente necesita y merece un descanso antes de cambiar de marcha. Ya sean 15 minutos o una hora, crea un intervalo entre las actividades para que tu mente tenga tiempo de refrescarse.

3. Escucha con paciencia

Es difícil escuchar a los demás cuando estás impaciente. Cuando se pasa constantemente de una actividad a otra, detenerse y escuchar es difícil. Cuando estamos impacientes mientras otra persona está hablando, estamos pensando en lo que vamos a decir en lugar de escuchar activamente lo que dice la otra persona. Permite una pausa después de que la otra persona deje de hablar y tómate un tiempo para interiorizar lo que ha dicho. Esto te ayudará a ralentizar toda la conversación y a sentirte menos ansioso.

4. Analiza y planifica

Identifica tus problemas «habituales» (es decir, las cosas con las que más tiendes a perder la paciencia), y luego crea un plan sobre cómo abordar la situación con más paciencia. Por ejemplo, es posible que te impacientes durante el trayecto al trabajo en coche. En lugar de perder la paciencia con los demás conductores, intenta salir un poco antes, escuchar música que te guste o un podcast o audiolibro; en otras palabras, encuentra formas de disfrutar del viaje.

5. Intenta reducir los niveles de estrés

El estrés y la impaciencia van de la mano. Así que si quieres ser más paciente, tienes que gestionar mejor tu estrés. Esto significa adoptar regularmente técnicas de gestión del estrés que reduzcan el nivel general de estrés. Piensa en cosas como la actividad física, el sueño y estar al aire libre. También las técnicas de respiración, los ejercicios de relajación mental y la capacidad de alejarse de una situación estresante son prácticas que pueden ser útiles.

6. No te dejes llevar por las exigencias poco razonables

En algunos momentos, a todos se nos exige más tiempo o más energía de la que podemos gestiona. Una habilidad en la que hay que trabajar es la capacidad de decir «no» cuando sea apropiado o de renegociar la carga de trabajo para que sea más razonable y se pueda entregar un trabajo de calidad. Es muy fácil decir «sí», pero para ser un verdadero un líder, es necesario aprender a decir «no».

7. Pon en práctica la paciencia

La mejor manera de practicar la paciencia es aprender a esperar. Un estudio publicado en Psychological Science demuestra que esperar por las cosas nos hace más felices a largo plazo. Empieza con algo pequeño, como esperar unos minutos más para tomar ese batido, y luego pasa a algo más grande. A medida que vayas practicando, empezarás a tener más paciencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba