¿Pueden unos buenos hábitos ser la razón del éxito de una empresa?

buenos hábitos en una empresa

Seguro que cuando piensas en hábitos o rituales en ningún caso llega a tu mente la imagen de una reunión de empresa o una junta de accionistas. ¿Me equivoco? Al menos en mi caso no es así. Sin embargo, Reid Hoffman, cofundador de LinkedIn y autor de varios libros de negocios, afirma que una característica común en los líderes empresariales eficaces es crear rituales. Según él, un buen líder crea rituales que ayudan a las organizaciones a enfocar sus acciones, a aclarar sus objetivos y les inspiran en sus tareas diarias.

«Los rituales adecuados en los lugares adecuados te ayudarán a construir tu cultura, cohesionar a tu equipo y lograr sus metas» – afirmaba Hoffman en una entrevista con Shishir Mehrotra en Masters of Scale – «Crear tus propios rituales es tan importante como crear el producto. De hecho, si no defines tus rituales de forma intencional, los rituales surgirán por sí solos, como malas hierbas invasoras en un jardín que se dejan desentendidas. Y esos rituales involuntarios pueden frenar tu negocio

¿Estáis tú y tu empresa tomando hábitos que os llevarán a ir más rápido?

Muchas veces las empresas están tan centradas en la operativa del día a día que pierden el foco de la estrategia de su negocio. No se dan cuenta de que quizás se han acostumbrado a hacer las cosas de una forma que no les está acercando a sus objetivos o que, aunque les acerca, no es la forma óptima de alcanzarlos.

«Si hacemos las cosas de forma distinta, ¿nos hará ir más rápido?» Puede parecer una pregunta obvia, pero a veces tendemos a concentrar mucho esfuerzo en cosas que realmente no aportan valor.

Shishir Mehrotra fue uno de los responsables de convertir Youtube en lo que es hoy en día. Cuando Shishir se unió en 2008, YouTube tenía alrededor de 350 millones de visitas al mes. Cuando se marchó, más de mil millones. ¿Qué fue lo que condujo a este crecimiento? Según él, los nuevos rituales que mantuvieron al equipo enfocado en unos objetivos ambiciosos.

¿Por qué puede ser difícil instaurar nuevos hábitos?

Tal y como afirma Shishir, cuando entró en YouTube, su equipo tenía puesto el foco en medir la cantidad de visitas de los vídeos. Sin embargo, él creía que esta métrica ya no era útil y que debían cambiar lo que medían y cómo lo hacían.

El problema está en que, cuando se trata de hábitos antiguos, la gente tiende a seguirlos sin cuestionarlos. Estos hábitos se transmiten de unos a otros y rara vez alguien se detiene y piensa: ¿Esto que estoy haciendo me está acercando a mi verdadero objetivo?

Esta especie de «árbol genealógico» en las empresas puede explicar por qué adoptamos sin pensar ciertas rutinas. Pero esto también hace que sea especialmente difícil en muchos casos dejarlos atrás.

Entonces, ¿cómo puedes fijar nuevos hábitos?

La tarea de un buen líder debe ser analizar qué rituales actuales tienen sentido y cuáles deben dejarse de lado. Y, una vez identificado qué nuevo ritual es adecuado, también debe ser el responsable de comunicar y justificar por qué es importante.

Ahora bien. Simplemente decir a tu equipo que una meta es importante no es suficiente. Es necesario pintar una imagen de por qué ese objetivo es importante y cómo podrás acercarte ahí con tus nuevos hábitos.

Un ejemplo de rutina que Shishir hacía era que todos los domingos por la noche escribía un correo a todo el equipo. En él resumía cómo se sentía acerca de lo ocurrido la semana anterior y lo que esperaba que sucediera la próxima semana: «Esto fue lo que pasó la semana pasada y creo que fue genial. Por eso, me gustaría celebrarlo. Pero esta otra cosa no fue tan bien y creo que deberíamos mejorarlo».

Por otro lado, como muchas veces los objetivos son muy ambiciosos y tienen un horizonte a largo plazo, es necesario ir haciendo un seguimiento e ir revisando periódicamente los resultados hacia los mismos. Debe ser un proceso de mejora continua.

La periodicidad del seguimiento dependerá del tipo de empresa. En aquellas empresas en las que el mercado está en constante movimiento, la revisión debe hacerse en periodos de tiempo más cortos, mientras que en empresas más consolidadas quizás no sea necesario.

En resumen, una buena práctica puede ser fijar un objetivo ambicioso a largo plazo e ir definiendo metas más cortas que puedan ser revisadas de manera periódica y de forma dinámica.

«Diseña tus equipos, tus rituales, tus sistemas. Diséñalos como alguien que diseña una aplicación y piensa que cada funcionalidad tendrá un conjunto de incentivos. Fomentará ciertos comportamientos y desalentará otros. ¿Qué quieres alentar y qué quieres evitar? ¿A quién estás animando? ¿Estás desanimando a alguien?» – decía Shishir.

Los rituales refuerzan la cultura y la identidad de la empresa a medida que esta escala. Son vitales para el éxito, pero también pueden encerrarnos en el pasado. Por eso, es necesario preguntarse constantemente qué rituales estamos siguiendo y nos están frenando, y qué nuevos rituales podemos crear juntos que sean inclusivos, empoderadores y nos mantengan a todos hacia delante.

Por último, es necesario pensar en las personas individualmente. Un buen líder debería tener un enfoque de adentro hacia afuera. La mejor manera de mejorar una organización es mejorando a cada una de las personas individualmente.

Un pensamiento en “¿Pueden unos buenos hábitos ser la razón del éxito de una empresa?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba